mayo 6, 2021
Lopez madrid elisa pinto

Lopez madrid elisa pinto

Lopez madrid elisa pinto online

El abogado de Pinto asegura que en la primavera de 2013 comenzó a recibir “regalos, mensajes tonales, encuentros deliberadamente casuales”, fotografías sexuales y largas llamadas telefónicas, todo lo cual le causó “angustia y ansiedad”, lo que le llevó a presentar una denuncia.
“Puta no te aproxiques a Javier López Madrid, me vale madres llevarte por delante” o “vamos a pinchar a tus hijos” fueron algunos de los mensajes recibidos por la dermatóloga, que recuerda el episodio en el que ambos quedaron para una consulta, la “hostigaron” por “no denunciar” y tuvieron una “conversación planificada” que grabaron para utilizar
La dermatóloga describe dos agresiones: una en enero de 2014, cuando una persona entró en su coche y le provocó “un corte punitivo mientras le gritaba ‘estás indefensa'”; y otra en abril, cuando “el agresor dijo ‘López Madrid quiere que cierres la boca'” y “le asestó un tajo en el abdomen.”

Lopez madrid elisa pinto 2020

A ello habrá que añadir una indemnización por las lesiones sufridas, así como por los daños psicológicos y físicos, en una cantidad que se determinará el día del juicio, antes de la presentación del informe preliminar.
Ana Blanco, abogada del médico, considera que López Madrid ha cometido un acto continuado de terrorismo, un acto continuado de terrorismo contra la administración de justicia, un acto continuado de terrorismo contra su cliente, un acto continuado de terrorismo contra la administración de justicia, un acto continuado de terrorismo contra su cliente, un acto continuado de terrorismo contra su cliente, un acto continuado de terrorismo contra su cliente.
Además, López Madrid le enviaba fotografías sexualmente explícitas, con desnudos, que combinaba con visitas inoportunas a su lugar de trabajo, invadiendo su domicilio y su vida social, causándole angustia y ansiedad.
Para superar esta adversidad, el médico buscó la ayuda de un psicólogo. Desde marzo de 2013, intentó, con su mano izquierda, revertir la situación, pero al comprobar que era imposible, le amenazó con denunciarle.
El comisario Villarejo, que trabajaba a las órdenes de Eugenio Pino, director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional, en ese momento, fue contratado por López Madrid para esos días con el objetivo de “hostigar a Elisa Pinto para evitar que la denunciara.”

La audiencia nacional abre una nueva pieza para

Pinto afirma que, tras el atentado, las amenazas se hicieron más graves: “Vamos a pinchar a tus hijos”; “Te vamos a matar”; “Volveremos a pincharte a ti y a tus hijos te vamos a destruir la vida o crees que puedes librarte sabiendo tanto”.
El trabajo en algunas de estas empresas puede tener un historial turbio según la ley de incompatibilidades que rige a las fuerzas del orden, pero el Ministerio del Interior no lo ve así. Tras una investigación sobre las posibles incompatibilidades de Villarejo, la Dirección General de la Policía determinó que no había cometido ninguna irregularidad y le permitió seguir operando en una propiedad privada. El comisario sigue trabajando para el departamento de policía, que está estrechamente vinculado a los mandos de la DAO.

Lopez madrid elisa pinto en línea

En aquel momento, la dermatóloga no tenía ni idea de la magnitud de lo que se avecinaba detrás de ella. Poder, corrupción, amenazas, extorsiones y agresiones: una conspiración contra ella, como ha dicho. El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, se hace eco de su historia esta semana gracias a ella.
Como si Villarejo hubiera llegado a su puesto de socorro. Intentaron convencer a Pinto de que no le denunciara llamándole y diciéndole cosas como “puta, no te acerques a Javier López Madrid, me vale madres llevarte por delante”.
La Vanguardia del New York Times
A partir de ahí, llegó una cascada de amenazas en forma de mensajes de texto: “Vas a pagar cada una de las explicaciones que está teniendo que dar. “No te aburras, puta loca; vamos a pellizcar a tus hijos”.
Antes de que una fuente alertara al funcionario de mayor rango de Chamartn Comisar.
Pinto, por su parte, no se retractó de su acusación. El segundo ataque lleg el 10 de abril de 2014. El agresor era distinto. Comenzó su pesadilla. Nadie respondi a sus quejas antes de que un informante confidencial comunicara al comisario de Chamartn, Jaime Barrado, lo que ocurr. Y le dio el nombre de José Manuel Villarejo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad