mayo 7, 2021
Carmen rigalt antonio casado rigalt

Carmen rigalt antonio casado rigalt

🤤 Los inicios de carmen rigalt

Trabajó en el diario Informaciones en 1977 y dirigió la revista femenina Libera un año después. Desde 1992 escribe una columna en El Mundo. También ha colaborado en la revista Diez Minutos.
Su primer libro, Mi corazón que baila con espigas, se publicó en 1997 y fue finalista del Premio Planeta.
1] Desde entonces, ha escrito dos novelas: La mujer de agua y Diario de una adicta a casi todo.
En 2001, la Audiencia Provincial de Madrid la declaró inocente por difamar al cantante Alejandro Sanz, del que dijo que era homosexual en El Mundo. La sentencia fue revocada por el Tribunal Supremo en 2008, que declaró culpables a Rigalt, al diario El Mundo, a Miguel ngel Mellado y a Unidad Editorial (editora de El Mundo) y les condenó a pagar a Alejandro Sanz 30.000 euros. 2]

📢 Arqueoudima 40 – “arqueología persa”. entrevista a joaquín

Durante el tiempo que estuvimos allí, nadie me preguntó nada, y no tenía ni idea de por qué, aunque a un periodista de opinión diario se le ocurren dos cosas: curiosidad y profesionalidad. Nada adorna a este caballero con sólo un registro y un tramo de onda al unísono con los Reyes Católicos. Y es algo que hemos explorado en el pasado en varias ocasiones. Se creería que lo sabe todo. Y si alguien me hubiera preguntado por el concierto y el Cupo, se lo habría explicado paso a paso.
Acababa de terminar de escribir un artículo turbio y engañoso en El Confidencial sobre el concierto y el Cupo, que reproduzco a continuación. Se puede ver la falta de rigor, la mala leche, el afán de esclavitud y la tergiversación de actos de este plúmbeo pedante que se cree el rey del mambo.
En el caso del PSOE, por ser el partido del gobierno en Euskadi como consecuencia de su alianza con el PNV.
Una apuesta por la estabilidad del régimen de Urkullu, que le ha costado más que su aversión a los privilegios y el sufrimiento del resto de los autonomistas del país, incluidos los suyos. Obsérvese cómo continúan sus dificultades financieras, mientras los del País Vasco se enfrentan a la vía rápida.

Carmen, a la que le encanta “guardar” secretos, colecciona cajas fuertes. Hay infinidad de ellas de todos los tipos y materiales. La mayoría son de Marruecos, donde tienen otro hogar. Y en su interior se esconden historias y anécdotas sorprendentes.
A pesar de que le encanta leer periódicos y disfrutar de la textura de las páginas entre las yemas de los dedos, Carmen se entristece cuando le preguntan por el futuro de la prensa escrita. “No me hagas pensar”, dice, con la voz temblorosa. Y es que hay muchas cosas que la hacen pensar.
No cocina mucho porque “no soy muy buena cocinera”, pero le encanta comer en casa y se encarga de la compra. Se dice que el pescado es el alimento que más consume. “No soy carnívoro”. En la cocina hay una selección de vasijas de barro y porcelana.
“Cualquiera puede ser periodista”, dice, “aunque no haya aprendido la zona”. Sin embargo, la persona debe cumplir una serie de criterios, entre ellos “nadie puede ser periodista siendo merluzo”.

⚫ Arqueoudima 7 – ‘la necrópolis de el castillo: una joya de la

Tras licenciarse en periodismo por la Universidad de Barcelona, inició su carrera profesional en 1971 en el diario Pueblo. Desde 1976, colabora con la revista Viva, que ha reconocido su compromiso.
En 2001, la Audiencia Provincial de Madrid la absolvió de un delito de introducción a la dignidad, del que había sido acusada por el cantante Alejandro Sanz, al que El Mundo había tachado de homosexual. Esta sentencia fue confirmada por el Tribunal Supremo en septiembre de 2008, que condenó a Carmen Rigalt, a Miguel ngel Mellado y a Unidad Editorial (editora de El Mundo) a pagar a Alejandro Sanz 30.000 euros por daños y perjuicios, confirmando la sentencia de primera instancia.
El 28 de noviembre de 2018, el diario El Mundo publicó un artículo en el que comparaba el plan de ordenación del tráfico implantado en el distrito comercial central de Madrid con el gueto de Varsovia, por lo que fue acusada de xenófoba y antisemita.
En 1997 publicó su primer libro, Mi corazón que baila con espigas, que fue finalista del Premio Planeta. Posteriormente, escribió la novela La mujer de agua y el ensayo Diario de una adicta a casi todo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad