septiembre 26, 2021
Cinco minutos con el espiritu santo

Cinco minutos con el espiritu santo

🌙 Sermón de cinco minutos – efesios 1:13

Mis ojos se abrieron grogui al oír la voz de un niño pequeño que se enroscaba en la puerta del dormitorio. Sabía que entraría en mi cama en pocos segundos, pero estaba muy lejos de mi mente pensar en darle la bienvenida con alegría.
Desde un largo día, me dolían los huesos y mi mente se agolpaba con todas las cosas que habían quedado pendientes. Sólo quería cinco minutos más. Pero a diferencia del despertador de mi infancia, un niño preparado para afrontar el día no tiene botón de repetición.
Durante cinco minutos, conseguí convencer a mi pequeño de que jugara con su tren para que mamá pudiera ducharse. El agua estaba fría y el niño lloró, dejando rápidamente su puesto de profesor de chu-chu. Quería a mami, pero mami estaba ocupada jugando a los tacos, totalmente desinteresada. Sólo quería 5 minutos.
Por lo tanto, ya que estamos rodeados de una nube tan grande de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos aferra, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el creador y perfeccionador de nuestra fe, que soportó la cruz por el gozo que le fue propuesto, despreciando la vergüenza, y está sentado a la derecha del trono del cielo. Hebreos 12:1-2 mi énfasis es mío}

😶 Aprenda a escuchar la voz de dios | en 5 minutos

Tómate 5 minutos para rezar estas oraciones. Deja un espacio entre cada una para el Espíritu Santo. Que Dios nos ayude a todos a vivir una vida de oración. Llena el Espíritu Santo con cada uno de nosotros. Tómate el tiempo de rezar ahora para hacer que cinco compañeros se acerquen a Jesús. Nómbralos delante de él. Gracias por las pequeñas iglesias de B&A. Fortalécelas y multiplícalas. Gracias por la ciudad de Bristol. Dedica tiempo a rezar por la tuya. Por nuestra casa. Señor, rompe nuestros corazones por esta ciudad y trae tu reino aquí. Gracias, Padre, por Corea del Norte y Corea del Sur. Allí, haz que tu presencia sea conocida. Reúne a las familias de ambos lados. Jesús dijo: “Si alguien tiene sed, que venga a mí y beba”. Sana las heridas del pasado. Y la corriente de agua viva fluirá de ellos”. Dios, haz que tengamos sed de ti. Dedica tiempo a rezar por las necesidades de tus cinco nudos. Oramos por los niños y jóvenes de B&A para que crezcan hasta alcanzar la madurez en ti, por los líderes llamados a servirles y para que se unan a muchos más niños y jóvenes. Rezamos para que seamos una nación conocida por la justicia y la equidad. Dios, pon fin a la falta de vivienda en esta ciudad. Muéstranos cómo podemos desempeñar nuestro papel en esto. Amén.

✌️ Trailer de cinco minutos con jesús

¡Atención! ¡Atención! La última versión de su navegador no es compatible con este sitio. Le sugerimos que actualice a una versión más reciente o que instale un navegador diferente para obtener la mejor experiencia posible al utilizar nuestro sitio web.
Un testigo de Dios y de Jesucristo es el Espíritu Santo, o Holy Ghost. La validez del evangelio de Jesús es verificada por el Espíritu Santo. Como carácter del Espíritu, se comunica con nosotros con una “voz tranquila de perfecta suavidad, como… un susurro, y hasta el alma misma penetra” (Helamán 5:30).
A lo largo de nuestra vida, el Espíritu nos guiará. Cuando oramos a Dios para que nos guíe, Su Espíritu Santo “te muestra todo lo que debes hacer” (2 Nefi 32:5). Una de las formas en que Dios interactúa con nosotros es por medio del Espíritu Santo. El Espíritu Santo, por medio de pensamientos y emociones, habla a nuestras mentes y a nuestras almas.
Él dijo a sus seguidores que el Padre les daría el Consolador, o el Espíritu Santo, antes de que Jesús fuera crucificado (véase Juan 14:26-27). Ofrecer consuelo y paz es una característica del Espíritu Santo. Cuando tenemos miedo, nos sentimos solos o agotados, el Espíritu Santo nos consuela y nos llena de “esperanza y amor perfecto” (Moroni 8:26).

↪ Caminando en el espíritu santo – dr. charles stanley

La clase de amor que ejemplifica al Salvador Jesús: “No hay amor más grande que este, que dar la vida” para salvar, apoyar o servir a otro. Su Amor Ágape fue su deseo de sacrificarlo todo, por lo que fue a la cruz y tomó sobre sus hombros los pecados del mundo. Nuestros crímenes, toda la codicia y vileza del mundo. En Isaías 53, el profeta Isaías nos da una gran definición de esa pasión.
10 Pero la voluntad de Yahveh fue aplastarlo; lo afligió; verá su descendencia cuando su alma haga una ofrenda de culpa; prolongará sus días; la voluntad de Yahveh prosperará en su mano.
12 Por tanto, yo le repartiré una parte con los muchos, y él repartirá el botín con los poderosos; porque él derramó su alma hasta la muerte, y fue contado con los transgresores; pero él soportó la iniquidad de muchos, e intercedió por los transgresores.
Jesús sabía lo que tenía que hacer antes de dejar el cielo. Sabía que iba a sufrir inmensamente. Sabía que iba a tener una muerte horrible, pero había venido de todos modos. Cuando el pecado del mundo se abatió sobre él, sintió el mayor golpe en su corazón y en su alma que jamás experimentaría; fue separado del Santo Padre por primera vez en su vida. El Santo Padre apartó sus ojos de Jesús al cargar con nuestros pecados. Jesús estaba solo, muriendo con el peso del mundo sobre su cabeza en una cruz. Gritó: “Papá, ¿por qué me has abandonado?” Quería que la lucha terminara y ganar una guerra contra el pecado, la muerte, el infierno y la tumba.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad