mayo 5, 2021
Peliculas vicente aranda

Peliculas vicente aranda

Homenaje a vicente aranda

Nació en 1926 en Barcelona. Se trasladó a Venezuela a los 22 años y permaneció allí hasta 1955. En 1964 regresó a España y conoció a los miembros de la Escuela de Cine de Barcelona, con los que realizó “Brillante porvenir”. Dos años más tarde dirigió “Fata Morgana”, con gran éxito de crítica. Adaptó la novela de Juan Marsé “La muchacha de las bragas de oro” en 1979 y la de Manuel Vázquez Montalbán “Asesinato en el comité central” en 1982. Adaptó para la televisión la novela de Fernández Santos “Los jinetes del alba”. En febrero de 1991 estrenó “Amantes”, con la que ganó el Premio Goya al Mejor Director. En 2015 falleció en Madrid.

Amantes de vicente aranda (tráiler) mercury films

Sí, otra vuelta de tuerca al celuloide para la seductora española de sangre caliente, pero el veterano director Aranda se remonta a los orígenes de la historia en la novela de Prosper Merimée, antes de que Bizet otorgara la inmortalidad operística al personaje. Además, pone a Merimée en el papel de un escritor francés que descubre a la “verdadera” Carmen durante sus viajes por España en 1830. Sin embargo, Paz Vega (la ágil sirena de “Sexo y Lucía”) repite su papel como la chica de la fábrica de cigarros titular, enseñando los dientes y todo como la irresistible presencia animal que lleva al soldado José a su perdición. La película está muy bien rodada y ambientada, pero se centra tanto en la fascinación sexual que los personajes resultan endebles, y es difícil implicarse en una historia que ya está grabada en nuestras mentes. Vega se divierte mucho con su cuerpo, pero parece otra Carmen más que el modelo original. El ojo de Aranda para la carne femenina, un tanto pruriginoso, queda oculto por el lápiz de labios de medio pelo.

Luna caliente (vicente aranda) – trailer

Fue uno de los cineastas españoles más conocidos por su estilo refinado y personal. Fue miembro fundador de la Escuela de Cine de Barcelona y es conocido por adaptar a la gran pantalla novelas españolas contemporáneas. Aranda también era conocido por utilizar códigos melodramáticos para explorar complejos problemas sociales y variaciones sobre el tema del deseo.
En sus películas, suele explorar el amor como una pasión incontrolable, el erotismo y la crueldad. Una de sus señas de identidad es la exploración sincera de la sexualidad, como se ve en su película más popular a nivel internacional, Amantes (1990). (Amantes).
Aranda pasó mucho tiempo en el cine local tras el fin de la guerra, muy en contra de los deseos de su madre, que se dedicó a olerlo a su regreso en busca de signos del desinfectante que se rociaba en las salas de cine en aquella época.
(5) Nunca completó su educación formal. Empezó a trabajar a los trece años para ayudar a mantener a su familia. [4] Antes de acompañar a su hermano Palmiro a Venezuela en 1952, trabajó en diversos empleos en su ciudad natal, intentando una variedad de oficios. [5] Se trasladó a Estados Unidos por razones económicas y políticas. [4] Aranda trabajó como técnico de fletes para una compañía naviera estadounidense en Venezuela. Más tarde, fue responsable de programas en NCR. [6] En 1959, regresó a España tras siete años de ausencia.

Carmen (vicente aranda, 2003)

Nos adentramos en un mundo de víctimas y asesinos y poco más en esta película influenciada por los comix/fumetti en la línea de las favoritas del espectáculo BABA YAGA y DEADLY SWEET. Mientras Aranda amontona un desfile de extraños sicarios, espías con máscaras chillonas, policías dementes y un asesino sin rostro que sigue esperando en la oscuridad a nuestra heroína Gim, una fuerte influencia giallo se introduce como caramelo en una historia que golpea el absurdo al estilo de Henry Stephen Keeler (Teresa Gimpera). Es una película para los fans de los libros de papel pulp que quieren tantas sorpresas como sea posible, y rebosa de energía juvenil.
En LAS CRUELES, o El cadáver exquisito, Aranda difumina los límites entre el thriller y el terror con muchos toques modernistas y una profunda melancolía. Nuestro protagonista, un editor pulp salido de una película de Jess Franco, recibe un paquete que contiene una mano humana, una mano, que desencadena una espiral de culpa y locura que desafía una simple sinopsis argumental. Es una meditación sobre el suicidio, un misterio bien tramado y una hosca reflexión psicodélica sobre la eterna guerra de sexos, llena de escenas asombrosas captadas con una frialdad casi arquitectónica. También incluye la escena del funeral de una tortuga más increíble que jamás hayas visto.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad