abril 12, 2021
Imagenes de los hermanos casasola

Imagenes de los hermanos casasola

😸 Agustín victor casasola biografía

Una cortina de flores se retira para mostrar a una morena de los años 30 elegantemente vestida y recostada en una cama bien equipada. Jesse Lerner Mira fascinada al espacio, casi paralizada en algún lugar debajo y a la izquierda del objetivo de la cámara por un punto del espacio. Tiene una pipa de opio en sus manos, sostenida en ángulo sobre un quemador apagado, en el que la cámara, pero no la mirada del sujeto, está fija. ¿Se trata de un cuadro de advertencia sobre la degradación moral, de una celebración de la búsqueda libertina y liberada del placer, o de un reportaje franco y sin prejuicios que registra los vicios urbanos? La ausencia de una voz editorial fuerte y la naturalidad con la que se dirigen a la cámara éstas y otras acciones ilegales y generalmente invisibles permiten una gran variedad de interpretaciones de estas impactantes imágenes del consumo de drogas en la Ciudad de México en los años veinte y treinta.
Las imágenes de la Agencia Fotográfica Casasola, posiblemente el equipo fotoperiodístico más importante del México de principios del siglo XX, son ésta y otras muchas imágenes impactantes de la alta vida en Tenochtitlán entre las guerras mundiales. Hacia 1900, Agustín Víctor Casasola y su hermano menor Miguel comenzaron su carrera como fotógrafos de prensa trabajando para el periódico El Imparcial, para el que informaban de los viajes presidenciales y las ceremonias de Estado. De hecho, las escasas restricciones a la libertad de prensa les convirtieron en propagandistas del dictador Porfirio Díaz durante los últimos años de su reinado, aunque también crearon fotos del lado más oscuro de la dictadura -ensayos fotográficos que podían interpretarse como antigubernamentales-, de la pobreza que normalmente se ocultaba a la cámara tras la fachada de orden racional de los positivistas, monumento de mármol Como fotógrafos, complementaron su trabajo fotografiando bodas, primeras comuniones, proyectos de obras públicas y similares. Los Casasola estaban haciendo el reportaje cuando Díaz partió al exilio en Europa.

🤠 Obra de agustin victor casasola

La Colección Osuna: Un nuevo capítulo de la fotografía de guerra La Colección Osuna presenta una rara oportunidad para la reflexión de la memoria colectiva. En la evolución de la identidad de una nación, la Revolución Mexicana, se encuentran más de 400 negativos en placa de vidrio y acetato de un periodo crucial. El hecho de que la colección se base principalmente en un único acontecimiento permite al público tomar en serio tanto el acontecimiento como el papel del archivo a la hora de contarlo. En la actualidad, la mayor parte de la colección puede incluirse en la categoría de fotoperiodismo y su subconjunto de fotografía de guerra. Los relatos de la historia de esta última (por ejemplo, Hodgson, 1974; Lewinski, 1978; Brothers, 1997; Howe, 2002) parecen comenzar durante la Guerra de Crimea con Roger Fenton, Jean-Charles Langlois y Léon Méhédin (1853-1856) y durante los Estados Unidos con Mathew Brady y Alexander Gardner. La Guerra Civil (1861-1865). A continuación se pasa a la Primera Guerra Mundial y se empieza a prestar especial atención a la Guerra Civil en España, una guerra que impulsó al mundo occidental a tomar partido porque fue uno de los primeros objetivos para los civiles y los pueblos. Esta fue también la primera guerra en la que la cámara Leica estuvo disponible para permitir a los fotógrafos acercarse a la acción, con su rápida velocidad de obturación, su portabilidad y su cartucho de 32 fotogramas. Además, los fotógrafos de guerra eran compañeros de combate, por lo que tenían que elegir el bando desde el que “disparaban”. En estos trabajos académicos, la Revolución Mexicana sigue siendo un capítulo ausente.

🤪 Imagenes de los hermanos casasola en línea

Nacido en la Ciudad de México, Casasola obtuvo el título de cajista y más tarde se convirtió en reportero de El Imparicial, uno de los periódicos oficiales del gobierno de Díaz. A finales del siglo XIX, con los avances y desarrollos de la fotografía y la imprenta, Casasola se convertiría pronto en fotógrafo. Sus fotos se concentraron en documentar a la élite social de la época, ya que era lo que demandaban los periódicos. Con la caída y el exilio del dictador, la cámara de Casasola pronto captará imágenes de mayor calado social e histórico.
Casasola y su hermano menor, Miguel, fundaron su propia agencia fotográfica en 1905, llamada Casasola Fotográficos. En dos años, ganaría un premio especial por sus fotos de la ejecución de tres asesinos del ex presidente guatemalteco, el general Lisandro Barillas, mientras se enfrentaban al pelotón de fusilamiento de la prisión de Belén. La cobertura periodística de la ejecución estaba prohibida, pero Casasola se subió a un poste telefónico que le permitió disparar por encima del muro de la cárcel.

📖 Imagenes de los hermanos casasola online

Durante las primeras décadas del siglo XX, Agustín Víctor Casasola no fue un pintor ni un poeta ni uno de los muchos intelectuales o activistas que se esforzaron deliberadamente por forjar una identidad mexicana. Sin embargo, su presencia fue tan fuerte como la de un testigo y registrador de aquellos turbulentos años y podría resultar más duradera.
No hay medio de mayor inmediatez que la imagen. Y tiene una gran fuerza, como tal. No importa si Casasola lo entendió intuitiva o intelectualmente. Lo que importa es que ha dejado un legado en la mente de cada mexicano, un vínculo visceral con quien fue en el renacimiento de su nación, con la gente de su país. Y prometió a las futuras generaciones mexicanas que su pasado nunca caerá en el olvido.
Es curioso que nunca se considerara un fotógrafo “de arte” como Edward Weston o Manuel Álvarez Bravo, dos hombres que intentaban captar el rostro de México y cuyo trabajo probablemente hubiera conocido en aquella época. Se veía a sí mismo como un periodista, un hombre que hacía fotografías para contar una historia. Sin embargo, muchas de sus imágenes superan el oficio del fotoperiodismo y alcanzan el nivel del arte. “En este sentido, recuerda al gran fotógrafo del “Life Magazine” W. Eugene Smith no sólo contaba una historia en sus fotografías, sino que captaba una profundidad y una humanidad más allá de la imagen impersonal.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad